Restaurante SiSal. By Chicolino

Es sabido por todos que, en cada pueblo, ciudad o comarca siempre hay un referente hostelero que marca tendencia. Por moderno, por calidad, por ser representativo o por tener un recorrido histórico que ha dado servicio entre sus paredes a diversas generaciones.

Sin lugar a dudas un negocio que toca todos esos palos en la comarca del Barbanza es Chicolino Restauración. Auténtico referente en el negocio de la hostelería, destacando en la celebración de grandes eventos como bodas, comuniones y todo tipo de banquetes. A día de hoy, no quedarán muchos barbanzanos sin pasar por su mesa desde que ya hace más de 50 años, José Fajardo “Chicolino” y su mujer Concha comenzaron la actividad con un pequeño ultramarinos que pasó a bar y terraza, luego a casa de comidas y después a salón de bodas. De aquel inicio a día de hoy el negocio prosperó alcanzando una auténtica “flota“hostelera, paseando la marca Chicolino. Actualmente capitanea Arturo Fajardo, hijo de los fundadores, y ya teniendo de manos derechas cómo segundas de a bordo a su relevo generacional natural, sus hijas Carlota y Rebeca, que darán continuidad a la saga Chicolino dentro del negocio.

Por supuesto su buque insignia es su sede principal en Abanqueiro. Ahí empezó todo. Tres salones para eventos fueron y son testigos de las celebraciones del “sí quiero” de cientos de parejas. Otra unidad de la flota Chicolino surca aguas de la Puebla del Caramiñal, A Torre das Xunqueiras, donde bodas y banquetes también son protagonistas en un ambiente más reservado. Y, por otro lado, también surcando aguas pobrenses, el Restaurante SiSal.

El Restaurante & Bar SiSal es nuevo en nombre. Cogiendo el relevo de la antigua La Terraza de Chicolino. Nuevo en nombre y aspecto. Forma tres espacios. Restaurante y cafetería que se integran sin división en el habitáculo diáfano, y la terraza exterior.Una decoración auténtica y singular dentro de la comarca. Con todo lujo de detalles y comodidades. Butacas, sofás y diferentes modelos de sillas que combinadas con mesas de distintos modelos, materiales y tamaños crean en la estancia diáfana un ambiente dinámico.  Gran claridad gracias a una alta iluminación nocturna y a la gran pared frontal totalmente acristalada que ofrece luz natural además de unas vistas incomparables de la Ría de Arousa. Acertada elección de colores en tonos azules, blancos y dorados en sus paredes, mobiliarios y mosaicos de azulejos, jugando con esos cromatismos marinos. De forma que este SiSal, con simbólica categoría de crucero vacacional High Class dentro de la flota Chicolino, comienza a surcar aguas pobrenses sobre las que se erige dotando de luz gastronómica, luz paisajista y de luz vital a quien guste disfrutar de sus instalaciones.

El ambiente es bastante bullicioso. No quieras ir de superfinolis Borjamari.

– ¿Elegante?, sí. Pero no clasista.Servicio amable y atento comandado por Pablo Varela, que te orienta con acierto en la oferta gastronómica que se elaboran en sus fogones. Se agrupan estas elaboraciones en una carta no muy amplia, pero se complementa esta con varios fuera de carta donde mariscos y pescados de la ría toman protagonismo.

Así, tras parlamentar el sexteto que nos reunimos, optamos por hacer un variado de las elaboraciones de la carta. Acompañamos lo comido con un vino Albariño, Pazo de Rubianes. Un Rías Baixas elaborado con las uvas de los viñedos del propio Pazo que le da nombre al vino. Y resulta un vino limpio, con notas florales y frutales que se muestra fresco a la vez que amplio y ancho en la boca. Para que nos entendamos, que bajaba como los ángeles.

Y nos pusimos manos a los cubiertos. Tanda de snacks a compartir.

  • “Gambón crujiente de maiz y Salsa Dragón”. Resultón, buen tamaño del gambón y aporte agradable del crujiente maíz. Abstenganse a mojar en la Salsa Dragón paladares sensibilillos al picante
  • “Croquetas de Jamón”. Sabéis que soy croquetero. Considero que su elaboración puede encasillar el nivel de una cocina. Cinco puntos claves las hace que sean de categoría o que sean anecdóticas. La buena fritura de un rebozado fino, buen sabor, tropezón de jamón reconocible y una fina, suave y ligera bechamel las hace candidatas al premio Croqueta Coqueta de Comedere.
  • “Guacamole con Tostones de Plátano Macho”. No creo que Pancho Villa hubiera venido a probarlo acompañado de un tequila. Se queda más bien en una crema de aguacate aliñada. Dista bastante de ese guacamole rústico que nos esperábamos encontrar.

En la variedad de huevos rotos que ofrecen escogemos “Huevos rotos con Rúcula, aceite de trufa blanca y lascas de Parmiggiano Reggiano”. La orden de factores no altera el producto, reza la propiedad conmutativa. Pues conmutativamente hablando, este conjunto y orden de productos en el plato dan un resultado redondo, combinando acertadamente matices como la rúcula que le dá frescor a la elaboración. 

Como final de la parte salada “Tataky de Atún Rojo en tempura con ensalada de Papaya”. Siendo el Atún el protagonista del plato, se quedó escondido detrás de la ensalada de aguacate y papaya aliñada en exceso. Textura poco crujiente de la tempura y falta de un elemento que potenciara el sabor del túnido. Buena idea, pero quedaría pulir algunos detallitos.

Pero claro, en la vida del buen golosón fiesta sin postre no es fiesta completa. Así que nueva selección variada para tener un trocito dulce cada uno de nosotros y pasear por la boca el máximo de preadas. Resultones, pero sin muchos alardes. Uno con más nivel que otro.

Primer premio para la Torrija Caleta, esponjosa, con un baño justo en dulzura que con el aporte del helado de (PLATA parece, oro NO es), juega con ese contraste frío caliente, resultando un postre goloso y nada pesado. La Tarta de Queso con Compota de Fresas Casera y Gelatina de Licor de Hierbas pasa totalmente desapercibida, muy común y sin nada destacable.

Espuma de crema Catalana con helado de Vainilla.

Para los chocolateros tienen un buen lingote de oscuro objeto de deseo Bao de Chocolate con helado de Chocolate Blanco. No es recomendable para dietas pero si para poner un broche de oro a una buena cena.

Rampa de la terraza

Pero no todo es comida en Comedere, sino que la accesibilidad cobra gran importancia en los establecimientos que visitamos, y se puede decir que el Restaurante SiSal no condiciona a una Persona con Movilidad Reducida en ningún momento.

Acceso a Cuota 0 desde la acera. Aunque el Restaurante habita en la segunda planta del edificio de la Plaza de abasto, un ascensor, justito en medidas, te traslada hasta su puerta. Su interior recorre todo en un mismo nivel, dejando un espacio de desplazamiento amplio para rodantes . Tan solo el acceso a la zona de la terraza puede condicionarnos, pero se salva gracias a una rampa, quedando sin impedimento poder disfrutar de la brisa marinera y unas vistas inmejorables en este espacio del establecimiento.

Mesas accesibles en altura y profundidad donde disfrutarás de sus elaboraciones. Y en lo tocante a los baños, presenta un baño exclusivo para PMR, totalmente accesible.

Quizás de las entradas descritas en Comedere por el momento puedo decir que valorando su accesibilidad en lo referente a movilidad se hace con el honorífico primer puesto. Con unas condiciones prácticamente irreplicables y que siempre son de agradecer.

Ahora todo queda en vuestras manos Comederes. Espero que después de haber leído estas letras os hayan entrado ganas de curiosear que se cuece en el Restaurante SiSal y comprobar en vivo y directo, en el espacio de la cafetería, en la del restaurante o en la terraza esa experiencia gastronómica, visual y ambiental.

De forma que, una vez reunida toda esta información concluyo lo siguiente:

“Por el poder otorgado a Comedere, bajo su criterio de valoración y según las condiciones citadas anteriormente de Accesibilidad y Gastronomía , se declara al Restaurante SiSal restaurante GASTROACCESIBLE”.

SiSal Restaurante & Bar 

Castela 7, 15949 Pobra del Caramiñal.

Teléfono: 981 830  267

Cocina: De producto y más cositas

Ambiente: De veraneo

Nivel de Accesibilidad: Fetén