Cuando los 365 días son #3Diciembre

Como todos los años el #3Diciembre se ha “celebrado” el #DíaDiscapacidade. Mas que celebrar, la palabra adecuada debiera ser reivindicar. Reivindicar los derechos, cumplidos y sobre todo los incumplidos, de este colectivo social formado por más 230.000 en Galicia y más de 2.813.000 en España.

Sufrir una #Discapacidad quizás no sea una de las peores cosas que le pueden ocurrir a uno en el transcurrir de su vida. Pero, sin duda alguna, va a ser algo que en mayor o menor grado afectará psicológica, anímica y sociológicamente a quien la padezca. Bien sea esta adquirida desde el nacimiento de la persona o por alguna circunstancia, adquirida en algún momento de su vida. Por norma, la #Discapacidad va a convivir con la persona hasta su fin. Pues la mayoría de las discapacidades no son como una pieza de ropa que visteis, desvistes y te deshaces de ella cuando te aburres. Ojalá fuera así, pero ocurre todo lo contrario. Será algo que te acompañará las 24 horas del día y los 365 días del año hasta el día que te lleven en la caja de pino.

Que te condicionará en tareas básicas de la vida particular, familiar o social.

Que condicionará tu plena libertad, bien física, sensitiva o mental.

Que provocará dudas, crisis, miedos y frustraciones en tu convivir.

Que incluso te excluirá y discriminará del resto de la sociedad. Directa o indirectamente.

Que además de sufrirla tú en primera persona, arrastrará a las personas que están a tu lado, condicionándolos en muchos casos por diversos factores.

Pero tampoco podemos obviar la parte positiva de una #Discapacidad. Que la tiene, por raro que parezca.

Capacidad de asimilación, madurez, superación y lucha diaria.

Capacidad de desarrollar el potencial humano de uno mismo en terrenos inexplorados anteriormente.

Capacidad de reconvertirse.

Capacidad de integración.

El dramatismo de esta palabra se manifestará desde su nivel más crítico hasta un nivel más endeble y amable. Pero ojo, todo esto dentro de una #Discapacidad que sabemos que nos condicionará y, donde no todos sufrirán las mismas consecuencias y tampoco todos conseguirán las mismas capacidades.

Hablo desde la propia experiencia de saber lo que significa esta palabra desde hace 9 años. De saber lo que significa intentar asumir esta nueva situación. De intentar superar esta circunstancia que rompe tu vida tal y como era. De intentar desenrollarme humanamente ante la nueva situación, transigir muchos hechos y buscar una integración lo más amplia posible. De convivir con dependencia de una segunda persona para la mayor parte de las cosas de un día de vida cotidiana. De verse excluido de muchas actividades sociales. Y podría seguir enumerando cosas hasta cubrir de letras varias páginas. Pero tambien de aprender a convivir, a volver a reir y a valorar desde un nuevo punmto de vista.

Inevitablemente esto todo hay que pasarlo, sí o sí. No hay manera de escaparle, y en la voluntad y capacidad de cada uno de los que sufrimos esta palabra está la llave para llevarla de la mejor manera posible.

Por suerte, existen mecanismos y herramientas para ayudarnos a conllevar las #Discapacidades. Leyes, ayudas económicas, medios sociales, medios mecánicos… pero por desgracia, o son pocos, o están mal aplicados o simplemente no se aplican. Si volvemos la mirada atrás, vemos que los avances en diversas materias han sido significativos, pero sí ponemos el punto de mira en la igualdad de oportunidades, en la igualdad de derechos, en la plena inclusión o en la accesibilidad universal, aún queda mucho por hacer.

Como se puede concebir que una persona que se desplaza en silla de ruedas no pueda ir a hacer la compra a cualquier tienda, o pueda desplazarse por cualquier acera, o pueda ir a tomar un café en cualquier establecimiento, o simplemente no pueda salir de su vivienda. Que una persona con cierta discapacidad psíquica no poda ejercer su derecho a voto…

Hace una semana, la sonda espacial Insight aterrizaba en Marte después de estar navegando casi 6 meses por el espacio. Y nos envió unas fotos del planeta rojo con su IPHONE TEN, ¡que chulada! Diversos organismos de gobiernos a lo largo del mundo, orgullosos y llenos de razón, se hicieron eco de este pequeño paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad. Y digo yo; hacer un comercio, un establecimiento, una acera, un medio de transporte accesible, o crear sinergias para integrar en los ámbitos sociales a personas con discapacidades físicas, sensoriales o psíquicas es menos fácil, menos práctico o es un paso ridículo para el hombre y un nefasto paso para la humanidad. Queremos saber antes más de Marte que resolver necesidades en el mundo en que vivimos.

Quizás debiésemos reflexionarlo todos. Los que mandan, los mandados y los que sufrimos la #Discapacidad. Porque en este mundo cenizo vivimos todos. Quizás espero que la nave caiga en un agujero, o se encuentre un zócalo, o un desnivel muy inclinada que le impida el desplazamiento. Quizás arruine esa misión de tantos miles de millones públicos y privados. Quizás de esa manera comprendan el verdadero significado y la verdadera importancia de la accesibilidad. Quizás así entiendan a las personas que se encuentran encerradas en la casa por la inaccesibilidad de sus viviendas. Quizás, y solo quizás comprendan lo lejos que queda alcanzar objetivos estando a la orilla de ellos. Porque capacidades para mejorar el mundo, la sociedad o la vida propia quizás las tengamos todos. Pero “POR SUERTE”, #Discapacidades, solo unos pocos.