Gastromanía Casa de Xantares

Guardo en mi memoria diversos recuerdos, que desde la visión irreal o inocente de cuando eras un crio, se van quedando en mito con el paso del tiempo viendo la realidad.

Pensaba durante aquellos años de crio, que Palmeira estaba tan alejado de Asados que el viaje requería tal protocolo y organización que solo cumplía hacerlo una vez al año. Más justificado quedó cuando después del viaje trasatlántico familiar, mis ojos vieron tal paradisíaca estampa de un sol de primavera, reflejado en un extenso mar de tonalidades azules y verdes del cual emergían grandes rocas, y yo, que tan solo había visto imágenes similares en postales o televisión se me justificaba la distancia.  Debido a  que de crio, lo que por la televisión mirabas, quedaba muy lejos. Bendita inocencia!

Posteriormente y ya con barba cerrada en la cara, daba comienzo mis estudios de Hostelería. Por entonces ya comenzaba a bullir con gran intensidad el nuevo movimiento culinario en nuestra comunidad, pero me quedaba muy lejos pensar en la posibilidad de que un negocio apostara por este nuevo movimiento culinario en la comarca del Barbanza.

Pasados los años y con mirada adulta, puedo decir que Palmeira no está tan lejos y que diferentes modelos más contemporáneos de Restauración fueron asentándose en el Barbanza.  Y ambos datos expuestos anteriormente acaban confluyendo en un pequeño y coqueto restaurante llamado Gastromanía Casa de Xantares.

Fue en el 2011 cuando Nacho Rodríguez comenzó su proyecto personal con Gastromanía. Nominado a cocinero del año en el Forum 2015, a suponer por un buen hacer gastronómico en esos cuatro años, con un tipo de cocina actualizada y diferente al que comúnmente se encuentra en el Barbanza.

Nos comenta él que de la idea primaria con la que comenzó, poco a poco fue modificándola y acoplándola a las peticiones o sugerencias de los clientes, eso sí, sin perder la esencia del respeto por el producto. Con especial predilección por el pescado y marisco, cosa totalmente normal ya que disfruta en esta zona de una de las mejores despensas naturales marinas como es la Ría de Arousa; estos van pasando por sus manos en función de su temporada óptima para el consumo presentándolos, en la mesa tanto en elaboraciones tradicionales como otras un tanto más renovadas o innovadoras.

Pequeña carta con seis, siete entrantes, un par de pescados fijos y un par de carnes. Esta se completa con más platos fuera de carta que va modificando en función de lo que le da el mercado o la plaza en el día a día, apostando fuertemente por los pescados y mariscos.

En este caso elegimos el Menú Degustación (40 €) llamado “Ti come e cala”, que consiste en 2 aperitivos, 4 entrantes, pescado, carne, postre, pan y agua.

Aperitivo

Caldo especiado de pollo. Cálido, especiado y picante

Del cálido caldo pasamos a una fresca Ensaladilla con Langostino encurtido. La cremosidad de la mayonesa que envolvía la patata combinaba perfectamente en textura con la tersura del langostino encurtido, lo cual le aportaba la dosis de acidez necesaria al conjunto del plato. Plato redondo.

Entrantes.

Mejillón Escabechado con manzana. El oro naranja de nuestras rías, de un tamaño considerable. Juego de sabores ácidos, dulces y yodados, bien resuelto y equilibrado.

Yellow fish con aliño de zorza. Pescado crudo para quien le guste y, personalmente a mí me eriza cuando está bueno. El aliño de la zorza hace que encuentres un sabor más popular en la boca y así los comensales que no sean tan devotos de este tipo de platos hace que su paladar los acepte más cómodamente.

Navaja a la brasa. Buen producto, buen tamaño y buen punto de cocción.

Empanadilla al vapor de Buey. Buey con cuernos, no con pinzas. Por fin uno de esos platos que vas a llevar en la memoria sensorial. Sabores intensos y profundos, tanto en la carne como en la salsa. Das buena cuenta de la salsa con la miga del pan. Pura lujuria.

Pescado

Rape empanado. Pues eso, un trozo de rape empanado y frito, con un punto correcto de cocción y en la compañía de una especie de patatas encebolladas. Flojo en su conjunto, sin un hilo conductor.

Carne

Carrillera ahumada con yogur y naranja. Conceptualmente todo el contrario del plato anterior. Carne de ternera que se deshilachaba en el plato y se fundía en la boca. Esa potencia aportada por el ahumado y la abundancia de colágeno encaja perfectamente con la frescura que le aporta la naranja y el yogur.

Postre

Torrija caramelizada con helado de vainilla. Un clásico de los últimos tiempos en todo restaurante que se precie. Ecuación bien resuelta con todos los factores bien encaminados, el brioche esponsojo, fibroso y con su correcta dosis de mojado; su baño no resulta pesado; el caramelizado fino en su punto y el acompañamiento de helado correcto, pero sin alardes. Decir que no peca en excesos de azúcar, cosa bastante común en este postre de otras veces que lo he probado en otros lugares.

Una valoración general positiva en cuanto a elaboraciones, calidad y puntos de cocción. Con algunos detalles a mejorar.

Toda esta secuencia de platos fuimos acompañándolos con un vino blanco Godello perteneciente a D.O Monterrei Finca los Cobatos, vino bastante correcto con un primer golpe aromático muy frutal, de acidez equilibrada e intensidad media, Además de Agua de KM 0.

Cafés y licores de cortesía, de la marca Habelas Hailas, pusieron el punto final de nuestra visita en Gastromanía Casa de Xantares.

Aunque no tiene aparcamiento propio, en la calle que está situado existen varias plazas de aparcamiento entre las cuáles se encuentra una reservada para personas con Movilidad Reducida. La acera que nos va a hacer llegar allí es bastante practicable.

El acceso al local está acondicionado con una rampa de acceso muy descansada y cómoda. Solo señalar una indicación en la zona de unión o encuentro entre la calle y la rampa de acceso existe un pequeño salto de unos centímetros. Fácil de superar en silla motorizada, aunque sí vas en una manual, con una ayudita pequeña superas cómodamente esa pequeña barrera.

Ya dentro, todo corre a un mismo nivel, sin cuestas ni zócalos ni nada por el estilo. El espacio entre mesas es bastante amplio por lo que el desplazamiento es cómodo, sin limitaciones. Mesas totalmente accesibles en altura y sin problema con sus patas, ya que la peana central que tienen no te obstaculiza la entrada con la silla debajo de la mesa.

Posee un baño adaptado que se ubica en la misma estancia que el baño de mujeres. Con barra lateral para ayudar el desplazamiento y el lavamanos también queda accesible.

Sumando características el nivel de accesibilidad es muy alto al igual que se come fabulosamente, de manera que le otorgamos la calificación de GASTROACCESIBLE

Gastromania Casa de Xantares

Calle Norte 22, 15958 Palmeira – A Coruña

Teléfono: 687 746 302

Cocina: Para todos los públicos.

Ambiente: Relajado. Parejas, negocios y familias.

Nivel de accesibilidad: Muy alto.