Tapería A Recoveira. “Pensadores de platos y alegrías”.

Aquellos Sábados matinales cuando la pelusilla bigotil aún no asomaba bajo mi napia achatada, se pasaban con Simón entre dibujos animados y desayunos de “masoira”. Armados con tazón de cerámica y cuchara, mangando la segunda dosis de Cola-Cao y con la inseparable compañía de las Cuétara tostadas preparábamos con la leche de la vaca de la aldea la contundente” Masoira”. ¡Qué empachos! Puro hormigón armado. Cementos más flojos levantaron civilizaciones.

El sosiego matutino se esfumaba en cuanto Concha pinchaba el casete de Víctor Manuel y Ana Belén. Bajo los acordes de “Contamíname” tocaba a zafarrancho de combate armada con paño y “Pronto” para sacar polvo y brillo a todo mueble existente. Concha y Doña Pantufla nos reclutaban bajo condiciones de negociación un tanto desfavorables. Guiadiños, cumplíamos voluntariosamente tal misión. Bendita Concha. Santa paciencia.

Pero también existían jornadas matinales de Sábado más favorables. Más efectivos para ejercer el voluntariado de participación. Sábados de mercados, mercadillos y Plazas de abastos. Rebuscando de puesto en puesto lo último del “prêt à Portet” infantil de la época. Combinación ganadora; chandal con camisa a cuadros o estampada y zapatón contundente. Unas precursoras aquellas madres. Aseguro que algún hipster o fauna urbana actual repite modelo. Aiiiiiii, que se me las quitan de las manos!!!

Pasaron los años, pero los gustos se han mantenido. Más lo del mercadillo que lo del polvo, para que mentir. Así que sí son de mercadillo, un buen plan matutino de Sábado puede ser acercarse a Ribeira. Rebusquen en la parte textil bajo exclamativas sugerencias de “a 5 euros nena”, entre otras, esa ganga en bragafajas y tangas de encaje de hilo fino “Calvo Kien” o xandal desportivo derl pilates “ARDIDAS”. Si son más de compra alimentaria visiten la zona verdulera. Frutas y verdura ambientan los puestos con los olores y colores estacionales. Acérquense a los mercaderes de embutidos, curados y salados. Ese aroma embriagador los hará levitar entre pancetas, chorizos y cacheiras. Y sí son de pescado, echen un vistazo a las cocochas, cabezas,lomos y hojas en el tenderete del hombre del bacalao. ¡Oigan!, y no pasen de largo sin pillar un queso cremoso del país y el indispensable pan de uvas y nueces. Natalia, Gael y un menda lerenda no lo perdonan.

¿Que queda por rascar? Pillen un euro de churros, callejee por el malecón y el interior de la villa en búsca de una silla para tomar el aperitivo y picar algo, por eso de no encender los fogones quando arrive a casa.

En el serpenteo entre callejuelas podrá encontrarse una pared estampada con un mural donde aparecen dos rostros pálidos bien conocidos y queridos. Ellos son Dani y Vero de A Recoveira. Han convertido un establecimiento hostelero, recogido en espacio pero amplio en concepto, en un punto referente para parte de la sociedad Ribeirense. A Recoveira. Buen trato, buen servicio, buen trabajo, gran amabilidad, respeto por el cliente y el humor chanante de Daniel se lleva por bandera, viento en popa y a toda vela, dentro de esas paredes bajo la atenta mirada de la silueta de una recoveira portuguesa.

Y que nadie crea que se lo han dado todo hecho. De eso nada. ¡Se lo curran de verdad! Iniciaron de cero. Desde sus inicios trataron de diversificar el negocio ofreciendo variedad para ocio y disfrute de sus clientes. Consiertasos en directo, sesiones vermú musicales, aniversarios que duran tres días, monólogos y una variada oferta gastronómica completan los puntos calientes que caracterizan A Recoveira.

¡Ojo cuidado! con su oferta gastronómica. El Chef Daniel. ¡Un figura que triúnfa!. Reconocidos son sus premios en los concursos de tapas de Arousa Norte, en la archiconosida Estrella Mijelín de la Dorna, en las jornadas de Artemar y más títulos que llenan su palmarés. Ahora arrasa los Jueves, con los Jueves de Tapas. Sus queridas #recotapas a uno módico precio de 2 o 3 euros. Recetas de Chicote, Sergi Arola, influencias de cocinas orientales, europeas o sudamericanas pasan por las elaboraciones de estas #recotapas.

Aunque desde su inicio la clave gastronómica ha sido el contenido de su pizarra, que transforma una de las paredes del local en su particular expositor gastronómico. Con buena letra y sin faltas ortográficas, que eso también vende, de Viernes a Domingo la pizarra expone tostas y raciones de sencilla elaboración, pero que la acertada combinación de ingredientes les otorgan un notorio resultado final.

La Tosta de pulpo y San Simón, la de Rexóns con Arzua Ulloa o la Tosta Primavera, elaboradas con buen pan gallego hacen pecar a sus clientes con ensañamiento y alevosía. En raciones rechupetearás los Langostinos rebozados con salsa de mango y curry, las Zamburiñas con aceite de cebollino, el magret, la croca de vaca vieja o el Wok de verduras y ternera con salsa kimchi. Y de cierre dulce, siempre tendrás alguna cosita rica, Coulán, Flan, Vasitos dulces… Destacamos estas variedades siendo testigos de la degustación de parte de ellas. Confesamos que son acertados los planteamientos gastronómicos, buenos puntos y sabores. Pero su lista es mucho más amplia y variada. No siempre habitan las mismas elaboraciones en la pizarra. Tostas, raciones y platos van cambiando a gusto del pensador de platos Dani, del mercado o de las estaciones. Jornadas gastronómicas como la de las setas en otoño, o la de Artemar también son cita obligada en el gastro calendario de la Recoveira. Y a una relación calidad precio insuperable.

Y para disfrutar de todo esto, no vas a tener problema camines a pie o caminen las ruedas por ti. Se muestra accesible para Personas con Movilidad Reducida. Con zona de terraza exterior, amplia para el desplazamiento y con mesas accesibles. Entrada a cota 0 desde la acera, salvo un resalte en la solera de la puerta de 2 cm. En el interior el espacio de desplazamiento entre mesas es suficiente pero no sobrante para el tráfico rodado, digamos sillas de ruedas y carros de niños. Las mesas, ¡ay las mesas! Pues hay de todo, Accesibles y no accesibles. El problema va en el ancho de la mesa, posee dos en las que no muestra inconveniente ninguno, pero en otras, la medida entre las patas no permite la introducción de la silla de ruedas bajo la mesa. Para finalizar valoración, el excusado. Pues está limpito y accesible, aunque solo habilita el femenino.  Presenta puerta amplia, radio de giro suficiente, barras de apoyo en el waterclock pero el lavamanos tiene peana. Ai sí, que me olvidaba, tambien posee cambiador de bebesitos. Y a modo detallito, para aparcar, también existen varias plazas de discapacitados en el  Paseo del malecón, a escasos 199,56 metros de la Recoveira.

Que nos falta… pues concluir que A Recoveira pese a su juventud tiene ese poso tabernario ganado con oficio. El cliente es recibido por su nombre o apodo y con palmada en la espalda que otorga confianza. Desborda cariño y cercanía, que hoy en día peligra en la hostelería, convirtiendo la relación con el cliente en un trato prácticamente familiar. Poco a poco A Recoveira va grabando su paso con buena letra  en las páginas de la hostelería de Riveira. Y esperamos que sean muchos capítulos de éxitos.

Creador de platos, de tapas, de jornadas gastronómicas, de eventos, organizador de consertasos, sesiones vermuts. Todo esto es A Recoveira. Y ahora suma su pasaporte de GASTROACCESIBLE.

Así que envuélvete, sumérgete, inmiscúyete e involúcrate en el ecosistema recoveiro. Se parte activa de su burbujeante actividad. Porque variedad y calidad no les falta. ¡¡¡Figuras!!!

Tapería A Recoveira

 C/ Alcalá Galiano, 4, 15960 Ribeira, A Coruña

Teléfono☎ : 881 86 23 93

Cocina👨‍🍳 : Tapeo informal.

Ambiente🎊🎉: Apto de 1 a 100 anos.

Nivel de Accesibilidad ♿: Alto