#3Diciembre. La vida sigue igual.

Como cada #3Diciembre despertamos por la mañana leyendo algún que otro artículo en la prensa digital hablándonos del día internacional de las Personas con Discapacidad. Después de escribir en este blog un artículo dedicado a este tema los dos últimos años, este tratará de ser más especial.

“Deja buen sabor de boca, imprime optimismo y alegra nuestro ser, leer las publicaciones de los diferentes periódicos y otras plataformas digitales donde se habla del buen momento por el que pasa este colectivo de Personas con Discapacidad o Diversidad Funcional.

Los titulares han ido surgiendo a lo largo de este año, contándonos la intensa implicación y esfuerzo por parte de la administración para hacer cumplir la Ley que regula los derechos sociales de este colectivo, la acertada aplicación de las medidas de accesibilidad reguladas a nivel estatal y autonómico, la supresión de diversos trámites para conseguir documentación reglada correctamente y una constante y acertada información desde los Servicios Sociales.

Las ejecuciones de obras públicas, de nueva construcción o acondicionamiento, en edificios, calles, plazas o edificaciones históricas se puntúa con nota de sobresaliente. Todo gracias a la íntegra y plena accesibilidad de la que quedan dotadas. Con la elaboración de informes y proyectos consensuados por técnicos experimentados en el campo, simple y estrictamente basados en cumplir la Ley de Supresión de Barreras Arquitectónicas, han conseguido estos magníficos resultados.

La importante campaña destinada a fomentar la integración de este colectivo en el mundo laboral, ha hecho que casi el 70% de estas personas consiguiesen un contrato laboral con unos ingresos acondicionados a los tiempos y modos de vida actuales.

Nada que decir de la agilización de los trámites en las valoraciones de discapacidades. Un sistema más eficiente por parte de los organismos pertenecientes al Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, recortando tiempos y simplificando dicho proceso.

Este conjunto de medidas, y otras tantas que vienen en camino, ayudarán a este colectivo de Personas con algún tipo de Diversidad Funcional, de modo que las condiciones de integración en diversos ámbitos de la sociedad sean más sencillas y llevaderas. Porque la realidad es la que es. A pesar de la lucha diaria a la que se enfrentan todos los días este colectivo social, y la superación personal y familiar que les permite salir adelante, no hay que poner en entredicho que son precisas estas medidas para que poco a poco consigan un mejor nivel de vida posible, como cualquiera otra persona de la sociedad en la que vivimos.

Pero no sólo en la administración pública se ha valorado esta mejoría. Salvo muy pequeñas excepciones, la sociedad civil ha comenzado a aceptar este colectivo cómo lo que son, Personas, no raritos. Con cierta característica, pero personas. Las están aceptando sin desprecios y sin miradas melancólicas. Intentando normalizar situaciones, que quizás ellos, en sus condiciones también pueden vivir. Y mira, salvo que uno sea actor y esté trabajando, no es plato de buen gusto sentirse observado mientras la hipocresía sale por bocas pequeñas hablando bajito. Por suerte, en las relaciones de este colectivo con el resto de la sociedad, ha disminuido el girar la cabeza para un lado o el cambio de acera y ha incrementado el saludo de cabeza alta, bueno y generoso.

Cada uno tiene que saber dónde y como está. Por lo normal, la naturalidad, por buena o mala compañera, nos hace convivir en la realidad con esperanzas de futuro. Pero dar la espalda, o vivir en la melancolía, nos hace volver la vista atrás buscando tiempos mejores.

Dijo un viejo:” lo mal hecho…mal hecho está”. Y otro le contestó: “lo bien hecho…bien hecho está y nos permitirá prosperar.”

 Comedere, 32-13-2019.

En un mundo que quedó por venir, pero no llegó.